¿Podría el sargazo estar detrás del mito del Triángulo de las Bermudas?

Durante años, se ha afirmado que los barcos y aviones que pasan sobre el Triángulo de las Bermudas (un área vagamente definida entre Florida, Bermuda y Puerto Rico) tienden a desaparecer o a naufragar a un ritmo mayor que en otras partes del planeta.

Atravesando el Triángulo de las Bermudas se encuentra el Mar de los Sargazos, que según algunos podría explicar en parte la supuesta desaparición de barcos en la zona. La razón es doble, y ambas fueron encontradas por Cristóbal Colón y la tripulación del Santa María.

En 1492, el barco de Colón quedó varado en el Mar de los Sargazos debido a la falta de viento. Durante tres días, mientras el barco y sus barcos hermanos estaban a la deriva, se encontraron con sargazo, un tipo de alga espesa de color marrón que flota, a veces agrupándose en masas similares a islas en el océano. El sargazo, que se pudre y produce un olor a huevo, puede ser peligroso para la salud humana.

“Las exposiciones significativas pueden producir dificultad para respirar, agitación, confusión, náuseas y vómitos, presión arterial elevada y pérdida del conocimiento”, se lee en una revisión reciente que destaca los riesgos para la salud de las algas. “En concentraciones más altas, [el sulfuro de hidrógeno producido por las algas en descomposición] causa rápidamente infarto de miocardio, pérdida del conocimiento, convulsiones, acidosis y muerte”.

La tripulación del Santa María, sin embargo, vio las algas y temió que estuvieran a punto de encallar, o de que quedarían enredadas en el sargazo y arrastradas al fondo del océano. El mar se volvió legendario entre los marineros por esta razón, además de los vientos inquietantemente tranquilos, antes de que Julio Verne escribiera sobre él en la novela Veinte mil leguas de viaje submarino.

“Este segundo brazo –más bien un collar que un brazo– rodea con sus círculos de agua cálida esa porción de océano frío, tranquilo e inamovible llamada Mar de los Sargazos, un lago perfecto en pleno Atlántico abierto: se necesitan no menos de tres “Tal era la región que ahora visitaba el ‘Nautilus’, una pradera perfecta, una tupida alfombra de algas, fucus y bayas tropicales, tan espesa y compacta que la popa de un barco difícilmente podría atravesarlo. Y el capitán Nemo, no queriendo enredar a su tripulación en esta masa herbácea, se mantuvo a algunos metros bajo la superficie de las olas.”

Parte de la explicación de la leyenda del Triángulo de las Bermudas podría provenir del miedo de estos primeros navegantes a la falta de viento y a las masas de algas. Sin embargo, aunque los mares inesperadamente tranquilos podrían ser la causa de los primeros hundimientos de barcos, no está claro que haya algún gran misterio que explicar en primer lugar.

Estadísticamente, no ocurren más accidentes en el Triángulo de las Bermudas en comparación con otras áreas de los océanos y mares. De hecho, un estudio que analizó las aguas más peligrosas para el transporte marítimo documentando accidentes e incidentes no incluyó al Triángulo de las Bermudas entre los 10 primeros. Mientras tanto, un documental del Canal 4 del Reino Unido que analizaba incidentes ocurridos en torno al Triángulo de las Bermudas determinó que “un gran número de barcos no se habían hundido allí”.

La creencia de que hay más hundimientos en el área probablemente proviene de los medios de comunicación (y de los teóricos de la conspiración) que se centran en cualquier hundimiento en el área debido a la intriga en torno al Triángulo de las Bermudas, lo que refuerza el misterio cuando, en realidad, estadísticamente hablando, no es más probable que ocurran accidentes. ocurren aquí que en otras zonas por las que pasan barcos y aviones.

Acerca del autor

Pixel Más

Informando con precisión sobre tecnología y tendencias actuales. Experto en análisis detallados y cobertura de noticias tecnológicas. ¡Sígueme para mantenerte al tanto de lo último en el mundo digital!