Por qué no deberías tomar café a primera hora en la mañana

¿Hay mejor manera de empezar el día que con una taza de café? Ya sea un espresso doble o un café con leche helado largo y frío, muchas personas recurren al café para prepararse para el día siguiente. ¿Pero es posible que los partidarios del té tengan la idea correcta?

Espresso coffee on coffee beans

Recientemente, el hábito de tomar una taza de café tan pronto como abres los ojos ha ganado mala reputación. Si estás llorando tranquilamente mientras tomas un capuchino, te sentimos. Afortunadamente, nadie dice que debas renunciar por completo al café de la mañana, solo que tal vez sea mejor esperar un poco antes de tomar la primera taza.

El consumo de café tiene una serie de beneficios demostrables. Para empezar, está lo obvio: la cafeína que contiene nos ayuda a mantenernos más alerta. Si bien este efecto puede no ser suficiente para contrarrestar totalmente los impactos de la falta de sueño en la función cognitiva, puede manifestarse cuando necesitas un estímulo, como durante un viaje largo.

Preparar una olla nueva también es un ritual reconfortante y calmante, y todos necesitamos algunos más en nuestras vidas. Un estudio reciente descubrió que incluso el simple aroma del café tiene un efecto aliviador del estrés en los pacientes sometidos a tratamientos dentales.

También hay cierta evidencia que sugiere que el café podría proteger contra enfermedades como el Alzheimer y la diabetes tipo 2, sin duda suficiente para justificar más investigaciones.

Pero a pesar de todo eso, hay algunas personas que deberían evitar el café. Los expertos en salud no recomiendan el consumo excesivo de cafeína durante el embarazo, por ejemplo. Algunas personas con problemas digestivos, como el síndrome del intestino irritable o la enfermedad de reflujo gastroesofágico, pueden encontrar que sus síntomas son más fáciles de controlar cuando evitan el café, pero nuevamente, la ciencia real al respecto no está establecida y es probable que se reduzca a una elección personal.

Pero, ¿por qué esa primera taza del día de repente tiene tan mala prensa?

Uno de los grandes factores es la hidratación. La cafeína tiene un efecto diurético, lo que significa que te hace orinar más. El agua del café se destina a la ingesta diaria de líquidos, por lo que no es necesariamente cierto decir que el café “deshidrata”, especialmente en personas que están muy acostumbradas a beberlo. Sin embargo, el agua pura es sin duda la mejor manera de mantenerse hidratado. Si bien no necesitas preocuparte por alcanzar un objetivo mágico de dos litros, comenzar la mañana con un vaso de agua antes de tomar el café puede no ser tan mala idea.

Otra cosa que mencionarán los detractores del café es su supuesto efecto sobre las hormonas del estrés, a través de la liberación de la hormona cortisol. El café estimula la producción de cortisol, que ya está en niveles máximos justo cuando nos despertamos, aunque este efecto parece reducirse en los bebedores habituales de café. Sin embargo, si estás tomando un trago doble en el momento en que abres los ojos, es posible que no estés obteniendo todos los beneficios de toda esa deliciosa cafeína, por lo que podría ser mejor esperar hasta un poco más tarde en tu rutina matutina, cuando el cortisol baje.

En conclusión, el café en la mañana esta bien, siempre y cuando lo tomes con moderación y no abuses de el. Aunque siempre será mejor levantarse con un buen vaso de agua.

Acerca del autor

Pixel Más

Informando con precisión sobre tecnología y tendencias actuales. Experto en análisis detallados y cobertura de noticias tecnológicas. ¡Sígueme para mantenerte al tanto de lo último en el mundo digital!