Equipo de Harvard afirma haber recuperado piezas de un objeto interestelar

Avi Loeb, el a veces controvertido físico de Harvard que cree que los extraterrestres pueden haber visitado el Sistema Solar, pasó el mes pasado buscando en el Océano Pacífico restos de un objeto interestelar.

El equipo estaba buscando un objeto conocido como CNEOS 2014-01-08, o en ocasiones Meteoro interestelar 1, que sobrevoló Papúa Nueva Guinea en 2014. La velocidad y la trayectoria del objeto hicieron sospechar a algunos científicos que podría ser interestelar en origen. En 2022, el Comando Espacial de EE. UU. desclasificó los datos y anunció que habían confirmado que esto era correcto.

El Proyecto Galileo de Harvard, dedicado a localizar tecnofirmas extraterrestres, intentó recuperar restos del objeto utilizando un potente imán para barrer el fondo del océano, suponiendo que era rico en hierro. El equipo afirma haber encontrado alrededor de 700 “esférulas” durante la expedición. Ya se han analizado cincuenta y siete de ellos, y los resultados se presentan en un artículo preimpreso, que aún no ha sido revisado por pares.

Según Loeb, el análisis de composición realizado por el equipo “mostró un patrón de composición de elementos externos al sistema solar, nunca antes visto”. Las esférulas encontradas a lo largo de la presunta trayectoria del objeto tenían un alto contenido de berilio (Be), lantano (La) y uranio (U), un patrón que el cosmoquímico Stein Jacobsen denominó BeLaU.

“Las abundancias medidas de elementos pesados ​​más allá del lantano están consistentemente muy por encima de las del estándar del sistema solar de condritas CI, lo que sugiere que las esférulas ‘BeLaU’ se originaron fuera del sistema solar”, escribió Loeb en el blog que acompaña al artículo. “La fuente tenía un contenido muy bajo de elementos con afinidad por el hierro, como el renio (Re). El lugar de nacimiento de IM1 podría haber sido una corteza diferenciada de un exoplaneta con un núcleo de hierro y un océano de magma”.

Por innegablemente genial que sería haber encontrado fragmentos de un objeto interestelar, Loeb, por supuesto, fue un paso más allá y descartó la (increíblemente improbable) posibilidad de participación extraterrestre.

“Una posibilidad más exótica es que este patrón de abundancia desconocido, en el que el uranio es casi mil veces más abundante que el valor estándar del sistema solar, pueda reflejar un origen tecnológico extraterrestre”, añadió Loeb. “Estas interpretaciones se considerarán críticamente junto con resultados adicionales del análisis de esférulas en trabajos futuros”.

Esta especulación es normal para Loeb, quien ha irritado a sus colegas físicos con afirmaciones extravagantes de que el objeto interestelar Oumuamua era en realidad una sonda espacial extraterrestre , propulsada por la radiación de la luz de las estrellas.

“La gente está harta de oír las descabelladas afirmaciones de Avi Loeb”, dijo el astrofísico de la Universidad Estatal de Arizona Steve Desch al New York Times en julio, después de que Loeb planteara la idea de que CNEOS 2014-01-08 podría tener un origen tecnológico. “Está contaminando la buena ciencia: fusionando la buena ciencia que hacemos con este sensacionalismo ridículo y succionando todo el oxígeno de la habitación”.

El artículo (y el análisis futuro de las esférulas recolectadas) estarán sujetos a revisión por pares y podrían generar algunos resultados científicos interesantes. Pero cualquier afirmación sobre tecnología extraterrestre, hasta que se presenten pruebas extraordinarias, debe tomarse como muy distante.

Acerca del autor

Pixel Más

Informando con precisión sobre tecnología y tendencias actuales. Experto en análisis detallados y cobertura de noticias tecnológicas. ¡Sígueme para mantenerte al tanto de lo último en el mundo digital!